Humberto Chaves Cuervo - In memoriam

AÑO CHAVES: un tiempo para celebrar la vida y obra de un artista: Humberto Chaves - Pintor

Tabla de contenido

I      Primeros años

II     Período de formación académica

III    Período docente

IV    Vida familiar 1915 - 1971

V     Trayectoria artística

VI    Muerte del artista

VII   Reconocimiento

I Primeros años

Humberto Chaves Cuervo nació en Medellín el 1 de agosto de 1891. Era hijo de Doña Débora Cuervo Toro oriunda de Marinilla y Don Rafael Chaves Murcia de familia bogotana. Fueron sus hermanos Aníbal, Ester y Eva, y de un nuevo matrimonio de su padre los hermanos medios Esperanza, Ofelia y Campo Elías. 

Sobre su infancia se sabe poco; a los 8 años perdió a su madre, en septiembre de 1899, justo un mes antes de que se declarara la Guerra de los Mil Días. Cuando su padre contrajo segundas nupcias, se negó a vivir con su madrastra, por lo cual debió trabajar desde temprana edad. En sus palabras su infancia fue muy dura pero nunca relató los detalles de su vida antes de su matrimonio. 

Se inició en las artes plásticas como ayudante de su padre quien era artesano pintor. Su primera obra conocida es del año de 1906 cuando contaba con quince años de edad. Esta obra es el retrato al óleo de su padre, y gracias a ella ingresó por mérito propio a la academia de Francisco Antonio Cano, reconocido pintor antioqueño. Se formó con Cano hasta 1912, cuando su maestro se radicó definitivamente en Bogotá, y recibió de él el cargo de profesor de pintura en la recién fundada Escuela de Pintura y Escultura del Instituto de Bellas Artes de Medellín.

Humberto Chaves Cuervo - Retrato de su padre - óleo - 1906. Edad 15 años

 

 

 

 

 

Con este retrato al óleo pintado por de Humberto Chaves a la edad de quince años, se demuestra que ya tenía el oficio de pintor antes de su educación formal con Francisco Antonio Cano.

El uso de esta paleta sobre azules y grises es bien diferente de los colores oscuros utilizados en los retratos de la época, y revela el tratamiento de la luz que luego será propio de su obra, aspecto que lo acerca a los conceptos impresionistas.

II Período de formación académica

Encontramos que el nombre de Humberto Chaves como artista se mencionó por primera vez en 1910 cuando obtuvo el primer puesto en el concurso de pintura del Centenario, con un retrato. En ese mismo año, apareció en una foto con Francisco Antonio Cano, su maestro y Constantino Carvajal otro discípulo, que  fue publicada en la prensa para promocionar la colecta a favor del El Cristo del Perdón, obra que Cano esperaba donar a la ciudad de Medellín, en agradecimiento por su apoyo económico durante su estadía en Francia años atrás.

Desde 1910 Humberto Chaves ya es reconocido como un artista en formación

III Período docente

En 1912 recibió la cátedra de pintura por recomendación del maestro Francisco Antonio Cano, en la recién inaugurada Escuela de Dibujo y Pintura fundada en el Instituto de Bellas Artes (IBA), de la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín (SMP), y se sabe por sus alumnos que también enseñaba en su taller particular.

 

 

 

 

 

Para el Proyecto Humberto Chaves Cuervo - Pintor, este documento es una pieza fundamental porque confirma de manera idónea la influencia temprana que Chaves ejerció sobre otros pintores, en una época en que la academia para formar pintores apenas se consolidaba.

La labor docente de Humberto Chaves cubrió el período de 1912 a 1928 en el IBA y en su taller personal; de ningún pintor antioqueño puede demostrarse una influencia tan contundente y duradera en esa época de allí que su influencia en la pintura antioqueña fuera decisiva.

Si bien desde 1911 ya existía un centro académico para enseñar las artes plásticas, en sus primeros años su existencia fue precaria, y según el testimonio de Cano, se encargó a "estudiantes entusiastas" la formación en dibujo, a cambio de un bajísimo sueldo. Según el informe de Tobón, Presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas en diciembre de 1914, fue Humberto Chaves quien ejerció como docente ya que Cano ya no estaba en Medellín y Gabriel Montoya otro destacado discípulo quien fuera el profesor designado, debió delegar en Chaves para poder cumplir con sus compromisos como ingeniero del Ferrocarril de Antioquia.

Pero la labor docente de Humberto Chaves tuvo otros aspectos importantes: dada la pudibundez que marcaba la metalidad de la época, en el Instituto de Bellas Artes no podían emplearse modelos vivos, y por ello los modelos de yeso y las naturalezas muertas eran el único recurso para iniciar a los alumnos; en su biografía el maestro Pedro Nel Gómez menciona la insistencia sobre esta didáctica que consideraba estéril y aburrida con el profesor era Gabriel Montoya, pero por fortuna, Chaves quien tenía un estudio en el centro de la ciudad, sí les enseñaba allí a partir de modelos vivos las claves de la anatomía, haciendo así un esguince a las reglas en favor de la formación integral del pintor.

Dentro de sus contribuciones más destacadas como maestro de pintura, Chaves enseñó desde la observación directa de la naturaleza los principios del dibujo, la composición y el color, para lo cual utilizó regularmente la técnica de la acuarela.

Chaves fue el primero en enseñar esta técnica en nuestro medio como lo prueba el hecho de que sus alumnos participaron en un concurso de pintura a finales de 1918 que otorgaba premio a la mejor acuarela (según actas de la SMP); antes que él, ni Cano ni Montoya habían enseñado esta técnica en nuestro medio, como lo reconoce el propio Cano cuando conoció las acuarelas de Pedro Nel Gómez y Eladio Vélez en 1924, en Bogotá.

Entre 1920 y 1923 estuvo cerrado el IBA, y fue reabierto bajo la dirección del maestro Gabriel Montoya; cuando éste murió en noviembre de 1925, Chaves fue nombrado director, pero seis meses después relevado por la llegada del profesor belga Georges Brasseur quien sólo ejerció por 8 meses, y en mayo de 1927 nuevamente es reintegrado Chaves como director hasta finales de 1928. En 1929 se cierra su ciclo como profesor del IBA.

Agosto de 1928: Humberto Chaves dicta su clase de pintura en el nuevo Palacio de Bellas Artes.

 

Su ciclo de enseñanza institucional termina en 1929 pero continuó dictando clases en su taller particular.

No ha trascendido el nombre de algún discípulo que siguiera su legado. Una posible explicación puede ser la llegada de las corrientes modernistas a las que Chaves abiertamente criticó y por lo cual siguió en solitario el cultivo de la pintura académica respetando siempre lo aprendido con Cano, y aunque en algunos aspectos se aleje de él; se definirá a sí mismo como un artista que busca representar la belleza de la naturaleza, y será calificado por otros como un consumado pintor realista.

IV Vida familiar: 1915 - 1971

Si su padre fue determinante en el inicio de la vida artística del maestro Chaves, su esposa María Villa fue su compañera de vida por 56 años. Mujer de carácter firme, con ideas progresistas y también liberal, María Villa le dio afecto, estabilidad, seguridad, y a ella dedicó su arte. Su matrimonio se efectuó el 27 de septiembre de 1915 y para el maestro ella fue su modelo de mujer real y cotidiana, no una musa idealizada. 

Juntos en los retos cotidianos de levantar una familia de nueve hijos, Humberto Chaves antepuso sus deberes familiares a cualquier capricho de maestro de pintura, fue un trabajador incansable, metódico, organizado, y con modestia emprendió trabajos como la publicidad -que otros artistas consideraban indignos para un maestro pintor-, contribuyendo de manera decisiva al inicio de esta actividad en nuestro medio. 

Humberto Chaves pintó a María en las tareas de la cotidianidad.

Chaves un artista centrado en su familia: Matrimonio 1915 - Con sus hijos:1938 - A la derecha, Bodas de oro matrimoniales: 1965

V Trayectoria artística

- 1906: pintó un retrato de su padre y fue admitido por Francisco A. Cano como alumno.

- 1910: recibió el primer premio del concurso de pintura del Centenario y ayudó a Cano en la pintura El Cristo del Perdón.

- 1913-1914: fue el ilustrador principal de la revista Arte de Ricardo Olano en donde aparecen sus caricaturas. Recibió de Cano y Montoya la cátedra de pintura en el Instituto de Bellas Artes – IBA y dictó clases en su taller particular donde utilizaba modelos vivos, práctica prohibida por el reglamento de policía.

- 1915: hizo parte de los pintores que apoyaron el movimiento literario de los Panidas.

- 1916-1920: fue profesor de pintura en el IBA donde enseñó por primera vez en el medio la técnica de la acuarela.

- 1920 – 1925: realizó retratos de su familia y de personalidades de la ciudad como Enrique Olarte y Alejandro Botero.

- 1924 - 1930: ejerció como publicista de la Cervecería Libertad, Laboratorios Uribe Ángel y Coltabaco; fue el creador de la imagen empresarial de la Compañía Nacional de Chocolates y llevaría en exclusiva su publicidad hasta 1950.

- 1926: en el primer semestre dirigió la Escuela de Pintura y Escultura del IBA, y regresó como director en mayo de 1927 después de la estadía del profesor belga Georges Brasseur. 

- 1928: sus obras “Campesinito” y “Retrato de Dr. Alejandro Botero” fueron portada de la revista Progreso (Nos.28 y 40 respectivamente). En agosto se trasladó su clase al nuevo Palacio de Bellas Artes por lo que aparece en la primera fotografía de la nueva sede distando su cátedra  de pintura.

- 1935: además de su trabajo pictórico y publicitario, recibió encargos en el campo del arte religioso como las estaciones en la Iglesia de la Chinca en Santafé de Antioquia (14 óleos) año de 1934, el fresco La glorificación de Santa Bárbara en el templo de Santo Domingo (Antioquia) (1935) y la decoración de la Iglesia de San José en el barrio El Poblado (1935).

- 1939: continúó su actividad como retratista y trasladó su residencia a  El Morro finca en el sur de la ciudad con una panrámica extraordinaria desde donde realizó obras como “Tejares”, “Terrazas”, Mangos, entre otros. 

- 1943 en febrero de 1943 realizó una exposición en Bogotá de 50 obras, óleos y acuarelas, entre ellas “Chapoleras” que fue adquirida por la Federación Nacional de Cafeteros. Entre abril y mayo la muestra se hizo en Medellín; a propósito de esta exposición León Zafir lo nombra El Carrasquilla del Pincel por sus temas que reflejan personas y paisajes de Antioquia.

- En 1947 Humberto Chaves recibió de Fabricato el encargo de 14 óleos que contaran la historia económica de Antioquia por medio de sus medios de transporte, colección que ha sido conocida como La serie del Transporte.

- 1947: en ese año la revista Gloria, editada por Fabricato lo presenta como El Pintor de la Raza donde elogió sus obras, en especialmente su Autorretrato al óleo de 1943.

- En 1949 el Banco de la República le encargó un cuadro ecuestre de Simón Bolívar, óleo de 173 x 103 centímetros que es su obra histórica más importante. De esta obra realizaría una nueva versión en los años sesenta.

- En 1951 realizó una exposición en Cali.

- 1950 – 1970: continuó pintando y haciendo retratos (Miguel Moreno, Dionisio Arango, entre otros).

- 1970: en octubre realizó su última exposición con una muestra de óleos y acuarelas en las que ratificó su enfoque académico y realista en una época de apogeo del modernismo característico de sus alumnos Pedro Nel Gómez y Eladio Vélez

- 1971: recién cumplidos los ochenta años pintó su última acuarela “Bodegón con papaya”

- 1971: el 28 de agosto de falleció en su residencia en el barrio Miraflores de Medellín.

- 1972: se realizó la primera exposición póstuma.

- 1982: se realizó la segunda exposición póstuma en el Centro Colombo-americano de Medellín.

- Exposiciones colectivas “10 artistas antioqueños (Cámara de Comercio de Medellín 1981), La Acuarela en Antioquia (Bogotá Biblioteca Luis Ángel Arango 1987.

- Su hija Marta Chaves villa donó al Museo de Antioquia dos obras: Autorretrato (1935) y Retrato de Marta (1943) con el compromiso de que permanecerían exhibidos al público.

-  En 2016 se descubren 54 bocetos originales y los archivos personales del artista, por lo cual se inicia el Proyecto Humberto Chaves Cuervo - Pintor que busca investigr y promover se vida y obra.

-  En marzo de 2018 se inició la publicación de los avances del proyecto en la página chaves-pintor.com.

-   Entre febrero y mayo de 2018 se presentó la exposición individual más reciente que contó con dos colecciones institucionales: la de la Universidad de Antioquia (25 obras) y la de Fabricato (la serie del transporte, 14 óleos).

-  De enero y diciembre de 2021 se celebrará el Año Chaves para la divulgación de los resultados del proyecto, como una acción de rescate patrimonial cuando se cumplirán 50 años de la muerte del artista.

VI Muerte del artista 28 de agosto de 1971

Recién cumplidos sus 80 años falleció el maestro Chaves en su casa en el barrio Miraflores de Medellín. El año de su muerte fue 1971 y no 1970 como afirman en otras biografías.

Entre sus notas reposa este cuaderno donde llevaba con rigor sus asuntos económicos. En estas líneas menciona su última obra, su último reclamo, su último pago y su última venta. Ésta, la última anotación que hizo recién cumplidos sus ochenta años, muestra que hasta su muerte vivió como artista y de su arte, siempre lúcido e independiente.

Archivo personal de Humberto Chaves Cuervo

Bodegón con papaya - Obra póstuma

VII Reconocimiento

El Gobernador de Antioquia Diego Calle Restrepo honró su legado mediante el Decreto No. 1069 del 30 de agosto de 1971 que resume el significado para Antioquia de su vida y obra.

Conclusiones

Los datos biográficos aportados están fase de investigación y por tanto este contenido es provisional.

Humberto Chaves fue definido por sus contemporáneos como un hombre muy serio y organizado, y lo que se ha publicado refleja una personalidad simple y poco interesante. El descubrimiento de los archivos del artista y los relatos familiares dejan ver a un artista que definió muy tempranamente su vocación, en medio de una infancia llena de dificultades. Conoció de cerca el horror de la guerra y la orfandad, lo que podría aportar una explicación a su actitud adusta y su vocación absolutamente inquebrantable por el arte.

Tras una vida como artista profesional él demostró que la pintura era una profesión viable pero solitaria, donde sólo se sobrevivía a partir de convicciones profundas y no de acomodamientos al gusto cambiante o al poder.

Fue reconocido y respetado, vivió y murió como pintor en ésta, su ciudad, lo cual seguramente fue posible porque siempre se consideró a sí mismo como un trabajador más, un artesano de su oficio del que derivaba su sustento, su dignidad y su realización. 

Si los relatos biográficos hasta ahora no logran representarlo más que como un hombre corriente que hacía arte, por lo que ahora sabemos de su vida y su pensamiento, se definiría mejor como un gran artista que sobrevivió a la adversidad eligiendo un bajo perfil, ya que vivió de su arte y para su arte sin perder de vista su origen modesto, el realismo de sus metas y su opción por la vida pacífica como respuesta a la belicosidad de los tiempos en los cuales le correspondió vivir.