Humberto Chaves Cuervo - In memoriam

Un sitio para conocer los avances del Proyecto Humberto Chaves Cuervo - Pintor

La silleta - Detalle de óleo de Humberto Chaves - 1947

Un poco de Historia

La historia de la Fábrica de Hilados y Tejidos del Hato S.A. Fabricato tiene por geografía propia al Municipio de Bello- Antioquia, y la historia de su población está estrechamente ligada a la empresa. Igualmente, su historia está indisolublemente unida a la de la familia Echavarría, de la cual cuatro hermanos llegaron a ocupar la gerencia de la compañía.

Nos interesa resaltar aquí la vinculación de la familia con el fomento del arte local, porque Ramón Echavarría estudió pintura con el maestro Cano, y junto a sus hermanos aparecieron como patrocinadores de la obra El Cristo del Perdón en 1910, lo cual nos permite entender que compartieran con otros líderes cívicos la convicción acerca de la importancia del arte como proceso civilizador de una sociedad próspera en negocios de comercio, minería y café pero de precario nivel cultural.

Aunque la empresa se inició en 1919, fue refundada en 1923 y por esa razón Rudesindo Echavarría, quien ocupaba la gerencia veinticinco años después, tomó la decisión de celebrar las bodas de plata de la compañía,  de una forma excepcional: encargó al maestro Humberto Chaves Cuervo la elaboración de 14 óleos que contaran la gesta de los antioqueños al poblar el territorio, y por ello el tema del transporte era el que mejor contaba este gran reto, y no algo sobre el ramo textil sin duda una historia interesante, pero sin carácter épico.

Si se piensa bien la existencia de esta colección conocida como la serie del transporte es extraordinaria: fue pintada por un sólo artista en poco menos de un año, y encargada a Chaves, consumado pintor realista y no a otros maestros pintores que ya habían contado la historia del pueblo antioqueño bajo conceptos de la pintura nacionalista, y con un estética distante de la pintura clásica; en ello jugó sin duda un papel la larga relación de la la familia Echavarría con los artistas locales, y con gran mérito para don Rudesindo que se empeñó en este proyecto tan poco convencional.

Como artista, el maestro Chaves no sólo fue fiel a las circunstancias históricas, sino sobre todo fiel a sí mismo: encontrar la belleza, el color la composición de las tareas comunes y rudas que enfrentaban los campesinos y la gente de a pié, pero también, las máquinas como el avión, el automóvil, el barco de vapor o el tren que quedaron plasmados en obras de gran belleza.

El ejercicio de la desmemoria

Cuando se consultó al Banco de la República si tenían obras de Humberto Chaves Chaves Cuervo, aseguró no tener conocimiento. Sin embargo, para ilustrar el libro Caminos Reales de Colombia utilizó 8 de los 14 cuadros de la serie del transporte, y aunque reconoció su autoría al pie de la ilustración, sus palabras clave no registraron el artista. Tiempo después, como parte de la exposición de 2018 se consultó nuevamente y ya las páginas con las ilustraciones habían sido retiradas del sitio web de la Biblioteca Luis Ángel Arango.

Invitamos a quienes estén interesados en los textos originales con las obras de Humberto Chaves como ilustración, a que nos soliciten este material que con gusto compartiremos.

Cada cuadro cuenta una historia como la silleta: a partir de cierto punto remontando el Rio Nare, el terreno se hacía tan difícil que ni las bestias podían  transitarlos, la única opción era ser transportado a espaldas de un portador en una silleta. El Barón Humboldt declinó internarse en territorio antioqueño porque consideraba inconcebible que un ser humano desempeñara este trabajo. En 1861, venciendo sus primeras reservas, el doctor francés Charles Saffray si conoció el territorio antioqueño y terminó declarando su admiración por la dignidad y la habilidad de los hombres que llevaban las silletas.

De todos los medios de transporte el que resultó más contradictorio es el del ferrocarril: desde 1870 ya se tenía la aspiración de construirlo y varias generaciones empeñaron su esperanza y sus recursos para construir los ferrocarriles de Antioquia y Amagá, y el tramo más difícil, el túnel de la Quiebra; el ferrocarril fue declinando como el medio de transporte terrestre por excelencia, al ser desplazado por los vehículos motorizados de carga, y no se aplicó la enseñanza de otros países donde todavía conviven los trenes como parte de un sistema multimodal de transporte.

De otra parte, el Rio Magdalena hoy agoniza contaminado y reducido, sin nada que lo sustituya, y paradójicamente el transporte terrestres hoy se hace sobre vías que suben y bajan montañas, cuando deberían seguir el curso de los ríos. De todos modos en tiempos de sequía el Río descendía su caudal hasta comprometer la navegación de los vapores. Hoy las obras de cuarta generación buscan corregir los trazados mediante vías que corren al lado de los grandes ríos.

Y así cada cuadro merecería un comentario, por esto La serie del transporte de Fabricato es, pues, un recordatorio de una historia que nos forjó y que podemos reconocer en estas obras de Humberto Chaves.

 

Homenaje a mi padre Miguel Ángel Muñetones -Ingeniero del ferrocarril

Con motivo de la exposición de la serie del transporte, el Proyecto Humberto Chaves Cuervo - Pintor ha recibido valiosas colaboraciones. Compartimos este video relacionado con la historia del transporte en Antioquia visto con la mirada de quienes lo hicieron posible.

Con imágenes familiares Silvia Muñetones rinde homenaje a su padre ingeniero y a los trabajadores que hicieron posible la construcción del Ferrocarril de Antioquia, la empresa colectiva más importante del Departamento hasta los años treinta.

Fin de la página La Serie del transporte